¿Por qué nuestro miedo a SENTIR?


No le prestamos mucha atención al sentir, sabemos que lo hacemos por default o pensamos que lo hacemos, sin embargo, muchas veces lo hemos estado oprimiendo por mucho tiempo. Sentir nos hace ser vulnerables, nos pone expuestos ante las situaciones y esto es algo que pueda no nos guste. O de plano nos enseñaron que estaba mal, ya saben con todo esto del “no llores” “no te quejes” básicamente en muchas formas de crianza nos solían decir no sientas, así que esta puede ser una buena razón por la que gran parte de la población se ha ausentado de sus sentimientos.


Otra es las personalidades controladoras, ya que son las que principalmente sufren más sobre el sentir, porque les gusta manejar tanto el control que buscan experimentar esto en sus emociones y practican el YO ME CONTROLO. Lo cual realmente no es verdad, uno puede hacer como que no le pasa nada, como que no le afecta, como que no siente y la realidad es que todo esto se va efectuando orgánicamente en nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro corazón (solo lo ignoramos). Cuando pasamos mucho tiempo ignorando nuestras emociones no dejamos de sentir, solo nos acostumbramos a esas sensaciones planas de contención, pudieran existir momentos en los que te gustaría explotar sin embargo suele ser tanto el sentimiento de control que hay que ejercer hacia uno mismo que lo evitamos a toda costa.


Centramos nuestra atención en sueños, trabajo, familia, y todo aquello que me distraiga del sentir y al estar haciendo eso estamos perdiendo una parte muy importante de nuestra vida. Es como si perdiéramos el sentido del gusto, pudiéramos estar probando muchas cosas y se nos van a hacer planas, sin esa emoción que entendemos deberíamos sentir, y no es por que el estimulo no este cumpliendo su función. Somos nosotros los que estamos huyendo de lo que nos provoca. ¿Y ahí es cuando nos pudiéramos preguntar, ¿Por qué no siento? ¿Nada me llena? ¿Por qué no establezco un vínculo permanente? Una persona que tiene miedo al sentir puede comúnmente decir no me enamoro, y al tratar de mantener esa pared que los cubre, va a huir de todas aquellas personas y situaciones que los hagan sentir mucho (obviamente negando que están sintiendo).


Cuando no le damos la importancia al sentir, ¿Cómo nos enamoramos o disfrutamos de la vida? Pudiera sonar ridículo para muchos, pero es increíble la cantidad de personas que se separan de sus emociones para no sentir lo que pasa en sus vidas y eso viene siendo solo un mecanismo de defensa.

Así me protejo de que, si siento mucho, alguien pueda lastimarme.

Vivir tu vida evitando algo por que te va a salir mal, no necesariamente hace que no salga mal, solamente te ausenta de las experiencias disfrutables sobre ese proceso, y te priva totalmente del aprendizaje que tus emociones te dejan.


Si te has identificado y puedes reconocer que tú estás ausentes de algunas de tus emociones comienza identificando ¿qué emociones has evitado sentir?, serian aquellas que tu siempre notas que no pasan.

Y ahora pregúntate ¿Qué pasaría en tu vida si esto que no has sentido, comenzara a sentirse? ¿Qué implicaría para ti? ¿Qué miedo representa?

El resultado de este pequeño ejercicio de consciencia es el comienzo con tu trabajo hacia el vivir una vida plena.

¿Venimos a esta vida a sentirla o solo sentimos que vivimos?

Un abrazo

Brenda💜


175 vistas

Aprendeafluir.com